“El que no danza, no avanza”

“El que no danza, no avanza”

En mi transición de mi niñez a la adolescencia, un amigo de la cuadra nos enseñó pasos de “danza azteca”, y aunque no se sabe cómo es que nuestros ancestros, nosotros íbamos por el gusto de aprender algo nuevo y que pensábamos nos remontaba a esa época.
Me llamaba mucho la atención la vestimenta colorida y llena figuras prehispánicas, así como los ritos que en el baile se realizaban ya que íbamos generalmente a fiestas de pueblos y no podía faltar la ida a la basílica de Guadalupe. Recuerdo una chica que además de tener una silueta muy bonita, en uno de esos pasos giraba sobre el lateral externo de uno de sus pies.
También recuerdo las plumas de pavo real que engrandecían la figura de las y los participantes, el uso del copal como algo místico y que hasta la fecha la gente del zócalo utiliza para hacer limpias.
Y no podían faltar los instrumentos musicales como el huehuetl, que es un tambor grande que da el ritmo para que toda la comunidad baile en torno a él. Las maracas que algunos llevan en las manos para acompañar los pasos de baile, los ayoyotes o huesos de Fraile que llevaban en los tobillos hasta la fecha es un sonido que me encanta, y uno de los instrumentos más impresionantes para mi (después del Huehuetl), es el atecocolli o caracol azteca el cual tuvimos la oportunidad de tocar en la secundaria donde trabajaba y percibir como la gente al escucharle, salía de sus casas azorados.

En Los MixKlan, en los temas “Son de mi tierra” y “La llorona”, utilizo varios de los instrumentos mencionados, además del Teponaztli y diversas ocarinas, que crean una atmósfera singular, incluso cuando la última la tocamos mi amada Hermusa y yo.

Que tan importante es que los niños y las niñas realicen diferentes actividades para se desarrollo personal, artístico y cultural, teniendo con ello un amplio horizonte de posibilidades que llenen sus sentidos y que en ello se puede sembrar lo que tal vez en un futuro sea su profesión.

Ottis Lóan

2 comentarios en ““El que no danza, no avanza””

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *